Las leyes de las cosas de la vida

Por mucho que busquemos encerrarlo en un acto protocolario y oficial, a la hora de la verdad en el amor no se firman contratos, pues los corazones poco entienden de leyes y jurisprudencias. Nadie se puede enamorar por decreto, es un derecho fundamental no escrito. Y como mucho al final en una última cláusula inesperadaSigue leyendo “Las leyes de las cosas de la vida”