Jugar a las esculturas

Cincelo lentamente los garabatos de mi mismo desde que perdí la infancia. Necesito limpiar lo que sobra a base de caricias, en vez de usar tanto martillazo. Sustituir así la destrucción de mi ser por la creación. Entre tantas virutas brota una segunda oportunidad. Poco a poco crece una creación artística aún por nacer. SeSigue leyendo “Jugar a las esculturas”

Dominó

Me siento una ficha más en la partida de la vida. Soy un ser blanco con pequeños borbotones negros . Puntitos que denotan mi valor en el juego. En la mitad de mi ser hay una línea casi imperceptible que me divide en dos mitades demasiadas diferenciadas: bondad y maldad, vicios y virtudes, alegría ySigue leyendo “Dominó”

Ajedrez. Refugio

Ajedrez Mientras trastabillo pensamientos, muevo las fichas entre mis dedos. Esas coordenadas improvisadas son en las que me muevo, como una pieza de ajedrez borracha. Mi tablero, a cuadros blancos y negros, busca un nuevo movimiento. Una posición desconocida. Una sorpresa albinegra busca despertar un arco-iris de posibilidades. ¿Salvar una pieza propia o matar laSigue leyendo “Ajedrez. Refugio”