Hacia la siguiente carrera

Nunca sabré si tu aparición fue casualidad o causalidad de mi esfuerzo por mejorar. Pero justo cuando decidí ser un poco más valiente por mí, apareciste inesperadamente. Como al final del camino el deportista sediento encuentra una botella de agua a modo de recompensa. Y siempre el placer por el camino recorrido.  Cerré la carreraSigue leyendo “Hacia la siguiente carrera”